Leiva – Monstruos


leiva_monstruos-portada
El mismo día que se publicaba Monstruos, tercer disco de Leiva, en todas las plataformas digitales y llegaba a las tiendas, el mensajero me lo traía a casa en formato vinilo, con púa personalizada de regalo. Como coleccionista de discos y seguidor de Leiva desde los tiempos de Pereza, lo había reservado con un mes de antelación.

En esta ocasión me enfrentaba al disco con expectativas renovadas, tras escuchar los adelantos Sincericidio y Guerra mundial. Posteriormente publicó otras dos o tres canciones que no quise escuchar para mantener la intriga hasta recibir el disco.

He de reconocer que la primera escucha de Sincericidio me dejó un poco frio, esperaba mas. Pero a medida que la iba escuchando me iba enganchando e iba apreciando sus matices, como esa intro de sonido western.

Guerra mundial me gustó desde el principio. En ella vi cosas nuevas, reminiscencias de Quique González en las letras y la forma de calzarlas y un sonido diferente, no tan común en el repertorio de Leiva.

Una vez que puse a girar el disco me sorprendió muy gratamente el inicio con ese Último incendio, un rock directo, con tintes de Calamaro sobretodo en la interpretación vocal de Leiva- y con un estribillo que funciona culminado con unos coros sublimes que desembocan en la coda final que cierra el tema de forma brillante.

En Breaking bad destacan los arreglos de guitarra estilo Harrison en la intro y una letra reflexiva sobre la fama y sus contras. Le sigue Dejándose caer, un tema delicado del estilo de Palomas -incluido en Pólvora– y cuya particularidad son los silbidos que acompañan a la guitarra.

Si te gusta nuestro proyecto, ayúdanos a mejorar pulsando en la publicidad:

Le sigue La lluvia en tus zapatos, otra píldora rock, con un estribillo que podría recordar a los M-clan de los últimos discos. En Hoy tus ojos encontramos una canción muy en la línea de su disco Diciembre, tan solo escuchando los primeros acordes con los vientos se identifica el ‘sonido Leiva’.

A continuación viene una de mis favoritas, la que da título al disco, Monstruos. Canción de base acústica, con bonita letra y melodía. En esta misma línea encontramos San Sebastián-Madrid y Palermo no es Hollywood. Esta última, intimista declaración de amor a Argentina, ya podía escucharse hace tiempo en YouTube, pero su producción en el disco la ha hecho crecer.

Quizá sean mis favoritas ya que, aunque me gusten sus canciones mas rock, siempre me decanté por la faceta acústica de Leiva. Entre medio de éstas han sonado Electricidad y Medicina. La primera una canción que va increscendo hasta desembocar en un estribillo rabioso que hace honor al título con guitarras distorsionadas. La segunda, Medicina, es un rock que comienza con un riff de corte clásico, y tiene una letra vengativa y de rencor.

En definitiva creo que estamos ante el mejor disco de Leiva. Si Diciembre y Pólvora no me calaron del todo en su primera escucha, este si lo ha conseguido. No hay canciones de relleno, todas aportan. Creo que ha subido el nivel, hasta ponerlo parejo al de el último gran disco de Pereza, Aviones.