Crónica Viña Rock 2016


  • Miércoles 27 de abril.

Comenzaba la aventura y millones de personas comenzaban a llenar las calles de Villarrobledo. Durante este día, el principal objetivo era encontrar un buen sitio en el que acampar y del que poder acordarse a la vuelta de las noches de conciertos, algo que resultaba difícil.

Por la noche, a partir de las 21:00h y hasta las 04:30h, comenzaba la llamada “Fiesta de Bienvenida”, de manos de Yeska, El Niño de la Hipoteca, Muyayo Rif, El Tío la Careta y Atupa, quienes se ocuparían de ir introduciendo el ritmo en el cuerpo de todos aquellos viñarockeros que quisieran acercarse a disfrutar de la primera noche de fiesta.

  • Jueves 28 de abril.

16:30h, por fin se abrían las puertas del recinto para dar comienzo, a las 17:00h, de los diferentes conciertos que se llevarían a cabo en cada uno de los escenarios de los que éste se componía. Estos eran el Giró“, “Negrita“, “Control“, “The Cavern“, “Viña Grow“, “Red Bull Batalla de los Gallos” y “Cabo de Plata“.

El primer concierto al que asistimos fue al de Dakidarría, quienes tuvieron algunos problemillas de sonido que obligaron a que se retrasara la hora de inicio del concierto, lo que no resultó un impedimento para ellos, ya que enseguida fueron capaces de solucionarlo para hacernos disfrutar con lo que mejor saben hacer: ¡música!

Dakidarría en Viña Rock 2016

Dakidarría en Viña Rock 2016

Nuestra siguiente parada iba a ser La Fuga, pero en un festival nunca se sabe lo que puede pasar, así que acabó siendo Berri Txarrak el siguiente grupo en hacernos mover el esqueleto. Se trata de un grupo que desconocía hasta ese momento, pero que consiguió hacerme disfrutar de tal manera que acabé haciéndome adicta sus ritmos. ¡Ahora estoy deseando repetir!

Por último, nos acercamos a disfrutar del multitudinario concierto de Boikot, que, como de costumbre, montaron tal fiesta que nos dejaron Sin Tiempo para Respirar y, en numerosas ocasiones, hasta sin fuerzas para continuar. Sin duda, increíbles.

El día acabó siendo un poco más “flojo” de lo esperado, teniendo en cuenta que tenía pensado ver a varios grupos que se me acabaron escapando. Pero tranquilos, ¡no volverá a ocurrir!

  • Viernes 29 de abril.

En este segundo día de conciertos, nuestra primera parada sería el escenario “Control“, donde tendríamos el placer de disfrutar de los increíbles y esperadísimos Desakato, que fueron capaces de dejar a 0 el volumen de mi voz, ya que nada pudo frenar su Ira de los Hambrientos, ni siquiera una buena tromba de agua. Es por eso que, en mi ranking, ocupan el primer puesto. ¡Insuperables!

desakato

Desakato en Viña Rock 2016

Después de este conciertazo, tocaba relajarse para coger fuerzas, porque la noche se presentaba fuerte. Al llegar las 22:45, tocaba bajar la cena a ritmo de La Gran Pegatina, que garantizaba movimiento absoluto. Y así fue, daba igual si conocías sus letras o no, ¡era imposible no disfrutar con ese buen rollazo que transmitían!

Si te gusta nuestro proyecto, ayúdanos a mejorar pulsando en la publicidad:

Mientras tanto, en el escenario de al lado, el “Giró“, se preparaban los italianos imparables de Talco, para continuar la fiesta. Y vaya si la continuaron, que hicieron gritar al unisono a todos los viñarockeros, a pesar de la dificultad que nos supone memorizar sus increíbles letras revolucionarias. Un concierto para repetir cien y mil veces más, sin duda.

Una vez llegados a este punto de la noche, las ganas de fiesta seguían en el cuerpo, por lo que decidimos acudir a otros conciertos a pesar de no conocer a los artistas. De esta manera, hicimos uno de los mejores descubrimientos del festival, Skindred, un grupo diferente pero realmente increíble. Capaces de desprender una energía impresionante en forma de canción. Algún día repetiré para poder chillar sus letras a pleno pulmón. ¡Totalmente recomendados!

También pudimos ver a Train To Roots, de un rollito diferente pero con ritmos muy moviditos para seguir aprovechando las últimas horas de música que quedaban en esta penúltima noche. ¡No hay tiempo que perder!

  • Sábado 30 de abril.

Se acercaba el final y el cansancio ya comenzaba a notarse en el ambiente, pero no nos impidió vivir a tope la última noche.

Con el concierto de Los De Marras, quedaba oficialmente inaugurada la última jornada de conciertos. Y menudo nivelazo dejaron encima del escenario. Resultaba imposible no emocionarse con sus letras y con las palabras de Agustín, cantante del grupo, que siempre es el primero en animar a su público a continuar luchando y a revolucionarlo todo, algo que, en mi opinión, hace que este grupo sea aún más especial.

Después de un largo descanso, llegaba a media noche el multitudinario concierto de La Raíz, uno de los conciertos más esperados para muchos de los asistentes a este festival, entre ellos, para mí, ya que nunca había podido disfrutarlos en directo. Fue un conciertazo realmente increíble y, a pesar de verlos desde la lejanía por la gran afluencia, grité y salté hasta quedarme sin aliento.

Seguido de La Raíz, venía La Gossa Sorda, otro grupo que esperaba ansiosa, ya que su retirada se acercaba. Y mereció la pena la espera, porque fue inolvidable lo que aquella noche montaron sobre el escenario. Con su energía y sus ganas de cambiarlo todo, levantaron a todo el público y nos hicieron disfrutar como nunca con sus letras llenas de revolución.

Las fuerzas que quedaban después de darlo todo con estas dos últimas actuaciones, eran escasas, pero aún resistimos un poco más para escuchar a Narco y cerrar esta noche por todo lo alto. Este grupo fue para mí otro descubrimiento, ya que después de escuchar su directo, no pude evitar engancharme a ellos. ¡Son realmente geniales!

Y llegó el momento. Tocaba descansar y volver a la rutina con la sensación de que había sido un festival que jamás olvidaría y que repetiría, sin dudarlo. ¡Espero verte en 2017, Villarrobledo!